viernes, 30 de enero de 2015

La curación de contenidos como nueva tarea docente

Comparto esta entrada que he publicado en el blog de la Catedra de la Unesco de la UNED sobre la nueva función de los docentes de la curación de contenidos. 

La curación de contenidos como nueva tarea docente

Autor: Raidell Avello Martínez, Universidad de Cienfuegos. Cuba.
ravello@ucf.edu.cu
 (original para blog CUED)
Dentro del gran desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) en las diferentes esferas de la sociedad, se destacan las herramientas para el tratamiento de la enorme cantidad de información que se genera o publica en internet cada día. Para gestionar este gran cúmulo de datos, los buscadores de información se han desarrollado de manera acelerada, pero estos avances, a pesar del uso de revolucionarias técnicas de inteligencia artificial y minería de datos, siguen siendo insuficientes cuando se trata de recuperar la información más relevante sobre una temática (Avello et al., 2013a).
La información no solo crece rápidamente, además, se presenta en diferentes formatos: texto, imagen, video, sonido o una mezcla de todos ellos como las multimedias; y a las fuentes clásicas de información: periódicos, revistas y libros, se le han agregado blogs, redes sociales, microblogging, marcadores sociales, entre otras. Esta información, para complejizar la situación, en muchos casos, es generada automáticamente por aplicaciones que, luego de ser configuradas, filtran y mezclan contenidos de diferentes fuentes y el resultado es enviado por correo o compartido en algún sitio de internet.
Esta gran cantidad de información en diferentes formatos y procedente de varias fuentes ha convertido, la tarea de recuperar información pertinente y relevante, en difícil y compleja. La persona que hace estas actividades se le ha llamado desde hace algunos años curador de contenidos.
Las TIC juegan un papel muy importante en este contexto, facilitando la creación y acceso a un creciente volumen de información. Sin embargo, como ya advertía Cabero desde el año (2003), esta gran cantidad de información plantea nuevos retos: por una parte, evitar el desbordamiento o saturación por el exceso de la misma, y por otra, distinguir la información relevante de la que no lo es, desarrollando el espíritu crítico y minimizando la pérdida de información que podría resultar importante o interesante.
Cornellá (2008), por su parte, se refiere a ello con el término infoxicación, para describir la sobresaturación de información o intoxicación informacional, que puede llegar a generar ansiedad al usuario (en nuestro caso estudiantes y el propio docente) por no sentirse en condiciones de encontrar lo que busca y de procesar toda la información que le llega. Aunque más que infoxicación, lo que parece fallar son los filtros para seleccionarla, cuestión que puede confrontarse con la ayuda de las herramientas de curación de contenidos.
Para enfrentar esta situación en el ámbito escolar no es suficiente la labor de los bibliotecarios, quienes durante mucho tiempo han tenido a cargo esta tarea, es evidente que los docentes deben prepararse para colaborar y en ocasiones asumir esta tarea; dominando los buscadores de información, lectores RSS, conocer bien la materia de búsqueda, redes sociales, blogs y otros medios de comunicación que crecen a diario.
En la actualidad se han consolidando ciertas herramientas que facilitan la tarea de curación de contenidos que puede realizar el docente: scoop.it es una de las más utilizadas, esta permite además reutilizar los contenidos seleccionados de nuevo en Facebook, Twitter o en nuestro propio blog. Hay otras como paper.li, Storify o Magnify.net. Herramientas web 2.0 que surgieron en el amplio mundo del Marketing pero que rápidamente se integraron al ámbito educativo, como ha ocurrido con gran parte de los avances de las TIC.
Es evidente que los docentes actualmente deben ser profesionales que posean suficientes competencias para la selección crítica de contenidos publicados en la Red, que puedan ser útiles a sus intereses, de los estudiantes y comunidad de investigación.
El proceso de curación de contenidos
En el proceso de curación se pueden diferenciar diversas fases que se siguen de forma cíclica. De Benito et al (2013), exponen el modelo de ciclo de vida de la curación que elaboró el Digital Curation Centre (DCC, 2010), compuesto de las siguientes acciones:
1. Conceptualización: se realiza la planificación de la curación.
2. Creación y recepción: se incluye la creación de los metadatos y la estructura y se establecen fuentes para la obtención de información en función de aquellos.
3.Valoración y selección: se evalúa la información recogida y se selecciona la que se quiere preservar a largo plazo.
4. Conversión: se transfieren los datos a un lugar como un repositorio o archivo.
5.Preservación: se asegura la conservación de la información tal como se obtuvo limpiando, validando y asignando metadatos de preservación.
6. Almacenamiento: se trata de guardar la información siguiendo los estándares establecidos para esos efectos.
7.  Acceso, uso y reuso: se asegura la accesibilidad posterior de la información.
8. Transformación: creación de información nueva a partir de la original. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada